Consejos de Omaita

25 April 2007

Receta natural contra las diarreas

Filed under: La farmacia de omaita

Hay veces que cuando vamos de vacaciones tenemos diarreas. Podemos cogerlas por medio del agua que bebemos, o fruta, o verduras, o simplemente por medio de bacterias.

Aquí os doy un consejo de cómo podemos hacer que desaparezcan:

Ingredientes: El zumo de un limón, 1 l de agua, 1 cucharadita de bicarbonato sódico, un poco de sal y un poco de azúcar (o sacarina).

Preparación: Mezclar todos los ingredientes.

Uso: Tomar la mezcla despacio durante 8 horas a buchitos. Es importante que no comáis nada en este tiempo para que pueda actuar mas rápidamente.

Granada

Filed under: Poemas

Granada, calle de Elvira,
donde viven las manolas,
las que se van a la Alhambra,
las tres y las cuatro solas.
Una vestida de verde,
otra de malva, y la otra,
un corselete escocés
con cintas hasta la cola.
Las que van delante,
garzas la que va detrás,
paloma, abren por las alamedas
muselinas misteriosas.
¡Ay, qué oscura está la Alhambra!
¿Adónde irán las manolas
mientras sufren en la umbría
el surtidor y la rosa?
¿Qué galanes las esperan?
¿Bajo qué mirto reposan?
¿Qué manos roban perfumes
a sus dos flores redondas?
Nadie va con ellas, nadie;
dos garzas y una paloma.
Pero en el mundo hay galanes
que se tapan con las hojas.
La catedral ha dejado bronces
que la brisa toma;
El Genil duerme a sus bueyes
y el Duero a sus mariposas.
La noche viene cargada
con sus colinas de sombra;
una enseña los zapatos
entre volantes de blonda;
la mayor abre sus ojos
y la menor los entorna.
¿Quién serán aquellas tres
de alto pecho y larga cola?
¿Por qué agitan los pañuelos?
¿Adónde irán a estas horas?
Granada, calle de Elvira,
donde viven las manolas,
las que se van a la Alhambra,
las tres y las cuatro solas.

18 April 2007

Bordes de copas y vasos azucarados

Filed under: Cocina

Se ven muy bonitos y muy elegantes. ¿Cómo podéis hacerlos? Es muy fácil:

- Coged un plato hondo y llenadlo de agua o zumo.
- Coged otro plato hondo y llenadlo de azúcar (blanca o de colores).
- Luego, cogéis las copas o vasos y las ponéis boca abajo, sumergiéndolas primero en el agua o zumo y luego en el azúcar; así se quedará pegado el azúcar a los bordes.

- Truco: Si las ponéis en el frigorífico una vez azucaradas, el azúcar os durará más tiempo pegado y a la misma vez estarán frescas las copas o vasos para cuando sirváis las bebidas.

¿Qué os parece? ¿A que es un buen truco? Pues a probarlo, que eso está muy bien para fiestas, celebraciones y en el veranito con los amigos. Es muy fácil de hacer, barato y da un gran toque de elegancia a vuestras fiestas.

A orillas del Duero (Antonio Machado)

Filed under: Poemas

Mediaba el mes de julio.
Era un hermoso día.
Yo, solo, por las quiebras del pedregal subía,
buscando los recodos de sombra, lentamente.
A trechos me paraba para enjugar mi frente
y dar algún respiro al pecho jadeante;
o bien, ahincando el paso, el cuerpo hacia adelante
y hacia la mano diestra vencido y apoyado en un bastón,
a guisa de pastoril cayado, trepaba por los cerros
que habitan las rapaces aves de altura,
hollando las hierbas montaraces de fuerte olor
¿romero, tomillo, salvia, espliego?.
Sobre los agrios campos caía un sol de fuego.
Un buitre de anchas alas con majestuoso vuelo cruzaba
solitario el puro azul del cielo.
Yo divisaba, lejos, un monte alto y agudo,
y una redonda loma cual recamado escudo,
y cárdenos alcores sobre la parda tierra
¿harapos esparcidos de un viejo arnés de guerra?,
las serrezuelas calvas por donde tuerce el Duero
para formar la corva ballesta de un arquero en torno a Soria.
¿Soria es una barbacana, hacia Aragón,
que tiene la torre castellana?.
Veía el horizonte cerrado por colinas oscuras,
coronadas de robles y de encinas;
desnudos peñascales, algún humilde prado
donde el merino pace y el toro, arrodillado sobre la hierba, rumia;
las márgenes de río lucir sus verdes álamos al claro sol de estío,
y, silenciosamente, lejanos pasajeros, ¡tan diminutos!
¿carros, jinetes y arrieros?,
cruzar el largo puente, y bajo las arcadas de piedra
ensombrecerse las aguas plateadas del Duero.
El Duero cruza el corazón de roble de Iberia y de Castilla.
¡Oh, tierra triste y noble, la de los altos llanos
y yermos y roquedas, de campos sin arados,
regatos ni arboledas; decrépitas ciudades,
caminos sin mesones, y atónitos palurdos
sin danzas ni canciones que aún van,
abandonando el mortecino hogar,
como tus largos ríos, Castilla, hacia la mar!
Castilla miserable, ayer dominadora,
envuelta en sus andrajos desprecia cuanto ignora.
¿Espera, duerme o sueña? ¿La sangre derramada recuerda,
cuando tuvo la fiebre de la espada? Todo se mueve, fluye,
discurre, corre o gira; cambian la mar y el monte
y el ojo que los mira. ¿Pasó? Sobre sus campos
aún el fantasma yerta de un pueblo
que ponía a Dios sobre la guerra.
La madre en otro tiempo fecunda en capitanes,
madrastra es hoy apenas de humildes ganapanes.
Castilla no es aquella tan generosa un día,
cuando Myo Cid Rodrigo el de Vivar volvía,
ufano de su nueva fortuna, y su opulencia,
a regalar a Alfonso los huertos de Valencia;
o que, tras la aventura que acreditó sus bríos,
pedía la conquista de los inmensos ríos indianos a la corte,
la madre de soldados, guerreros y adalides que han de tornar,
cargados de plata y oro, a España, en regios galeones,
para la presa cuervos, para la lid leones.
Filósofos nutridos de sopa de convento
contemplan impasibles el amplio firmamento;
y si les llega en sueños, como un rumor distante,
clamor de mercaderes de muelles de Levante,
no acudirán siquiera a preguntar ¿qué pasa?
Y ya la guerra ha abierto las puertas de su casa.
Castilla miserable, ayer dominadora,
envuelta en sus harapos desprecia cuanto ignora.
El sol va declinando. De la ciudad lejana me llega
un armonioso tañido de campana ya irán a su rosario
las enlutadas viejas?. De entre las peñas
salen dos lindas comadrejas;me miran y se alejan, huyendo,
y aparecen de nuevo, ¡tan curiosas!…
Los campos se obscurecen. Hacia el camino blanco
está el mesón abierto al campo ensombrecido y al pedregal desierto.


11 April 2007

Cabello brillante

Filed under: Belleza e higiene

Después de haberos lavado el cabello, haced lo siguiente:
- A un recipiente con agua, le añadís un vaso de vinagre o un vaso de zumo de limón y os vertéis el agua por el cabello. Así vuestro pelo estará más brillante y durará más tiempo sedoso.

Castilla (Miguel de Unamuno)

Filed under: Poemas

Tú me levantas, tierra de Castilla,
en la rugosa palma de tu mano,
al cielo que te enciende y te refresca,
al cielo, tu amo,
Tierra nervuda, enjuta, despejada,
madre de corazones y de brazos,
toma el presente en ti viejos colores del noble antaño.
Con la pradera cóncava del cielo
lindan en torno tus desnudos campos,
tiene en ti cuna el sol y en ti sepulcro y en ti santuario.
Es todo cima tu extensión redonda
y en ti me siento al cielo levantado,
aire de cumbre es el que se respira aquí,
en tus páramos.
¡Ara gigante, tierra castellana,
a ese tu aire soltaré mis cantos,
si te son dignos bajarán al mundo desde lo alto!

4 April 2007

Parar la sangre si te has cortado al afeitarte

Filed under: Salud

¿Qué haces cuándo te has cortado al afeitarte? ¿Te pones un trozo de
papel higiénico y esperas a que se te corte la sangre del corte? Eso
tarda mucho tiempo. Así que si tienes prisa y no quieres tardar
tanto, prueba lo siguiente:

- Ponte en el corte de la herida un poco de pasta de dientes y se te
cortará muy rápido.

Sevilla

Filed under: Poemas

Sevilla, tan sonriente
Yo me lleno de alegría cuando hablo con su gente
Sevilla enamora al cielo para vestirlo de azul
Hasta el sol duerme en Triana y la luna en Santa Cruz

Estribillo

Sevilla tiene un color especial
Sevilla sigue teniendo su duende
Me sigue oliendo a azahar
Me gusta estar con su gente

Sevilla tan cariñosa,
tan torera y tan gitana,
tan morena y tan hermosa
Sevilla enamora al río
y hasta Sanlúcar se va
Y a la mujer de mantilla le gusta verla pasar
Sevilla tu eres mi amante
Misteriosa reina mora, t
tan flamenca y elegante
Sevilla enamora al mundo
por su manera de ser
Por su calor, por su feria,
Sevilla tuvo que ser