Consejos de Omaita

25 July 2007

Adivinanza de la guitarra (Federico Garcia Lorca)

Filed under: Poemas

En la redonda encrucijada,
seis doncellas bailan.

Tres de carne
y tres de plata.
Los sueños de ayer
las buscan
pero las tiene abrazadas,
un Polifemo de oro.

¡La guitarra!

Siempre rubias/os

Filed under: Belleza e higiene

    Este consejo de la semana os ayudará a estar más rubias. Ahora en el veranito es más fácil con la ayuda del sol.

    Para ello, tenéis que hacer lo siguiente:

    - Hervir unos 6 dl de agua en una cacerola. Cuando hierva, apartarla del fuego y echar en ella unas cuantas bolsitas de manzanilla. Dejar las bolsitas reposar en el agua durante unos 30 minutos.

    - Os laváis primero el cabello como de costumbre y luego os echáis la infusión por el cabello, cuando esté templadita.

    - Esto os ayudará a mantener durante más tiempo, vuestro tono rubio.

18 July 2007

Río salado (Maria Jesús Barquero Casas)

Filed under: Poemas

Río salado (Poema perteneciente a "HIJOS DE ANDALUCÍA")

El río salado
corre por entre los olivares
y en volandas trae el viento
un eco de soleares.

Las niñas de las huertas
van en camisa a bailar
 con el río como las ninfas.

Cuando salen del agua sus pies
descalzos la tierra enrojecida
los va calzando.

Los flecos de sus camisas
son agua salada y fría
y al secar su piel morena
dibujan blancas estrías.

Quemaduras de aceite

Filed under: Salud

    Colocad la zona afectada rápidamente bajo el grifo y dejad correr el agua fría hasta que os empiece a doler. Así no se podrá extender más el aceite caliente por la piel.

    Luego, huntaros pasta de dientes sobre la quemadura; así tendréis un alivio muy grande ya que os dará un sentimiento de frescura.

11 July 2007

Azulejos brillantes y desinfectados

Filed under: Hogar

Hay una forma muy fácil de conseguir unos azulejos de ensueño:

- Para ello necesitamos una mezcla a partes iguales de agua, amoníaco y lejía. Esta mezcla la vertemos en una botella para vaporizar o rociar (la que se usa para regar las plantas). Luego, vaporizamos con ella los azulejos y los secamos rápido con un paño seco. Váis a alucinar de la brillantez y además estarán también al mismo tiempo desinfectados por medio de la lejía y el amoníaco. Pues a probarlo y a ver si os gusta.

Arbolé, arbolé (Federico Garcia Lorca)

Filed under: Poemas

Arbolé, arbolé
seco y verdé.

La niña del bello rostro
está cogiendo aceituna.
El viento, galán de torres,
la prende por la cintura.
Pasaron cuatro jinetes
sobre jacas andaluzas
con trajes de azul y verde,
con largas capas oscuras.
«Vente a Córdoba, muchacha».
La niña no los escucha.
Pasaron tres torerillos
delgaditos de cintura,
con trajes color naranja
y espadas de plata antigua.
«Vente a Sevilla, muchacha».
La niña no los escucha.
Cuando la tarde se puso morada,
con luz difusa,
pasó un joven que llevaba rosas
y mirtos de luna.
«Vente a Granada, muchacha».
Y la niña no lo escucha.
La niña del bello rostro
sigue cogiendo aceituna,
con el brazo gris del viento
ceñido por la cintura.

Arbolé arbolé
seco y verdé.

4 July 2007

Crema facial de día hecha en casa

Filed under: La farmacia de omaita
- Ingredientes: 
10 g de almendras hechas glas (pulverizadas)
                         
20 g de zumo de ortigas

  1 cucharada de crema para el cutis (crema habitual de la que utilizáis)


- Preparación: Frotarlo todo bien en un bote con tapadera, para que os dure unos cuantos días, y mezclarlo todo bien hasta que tenga su textura.

- Uso: Utilizad la crema diariamente para el cutis; lo mejor es por las mañanas después de ducharos.

Cádiz

Filed under: Poemas

Desde que estuve, niña, en La Habana
no se me puede olvidar
tanto Cádiz ante mi ventana, Tacita lejana,
aquella mañana pude contemplar…
Las olas de la Caleta, que es plata quieta,
rompían contra las rocas de aquel paseo
que al bamboleo de aquellas bocas
allí le llaman El Malecón…
Había coches de caballos, que era por mayo,
sonaban por la Alameda, por Puerta Tierra,
y me traían, ay, tierra mía,
desde mi Cádiz el mismo son…
El son de los Puertos, dulzor de guayaba, calabazas, huertos…
Aún pregunto quién me lo cantaba…

Estribillo Que tengo un amor en La Habana y el otro en Andalucía,
no te he visto yo a ti, tierra mía, más cerca que la mañana
que apareció en mi ventana de La Habana colonial tó Cádiz,
la Catedral, La Viña y El Mentidero…
Y verán que no exagero si al cantar la habanera repito:
La Habana es Cádiz con más negritos, Cádiz, La Habana con más salero.

Verán que tengo mi alma en La Habana no se me puede olvidar,
canto un tango y es una habanera, la misma manera
tan dulce y galana y el mismo compás.
Por la parte del Caribe así se escribe cuando una canción de amores,
canción tan rica, se la dedican los trovadores a una muchacha o a una ciudad…
Y yo, Cádiz, te dedico y te lo explico por qué te canto este tango que sabe a mango,
de esta manera esta habanera de piriñaca y de Carnaval…
Son de chirigota, sabor de melaza, Guantánamo y Rota…
¡Que lo canta ya un coro en la plaza!