Consejos de Omaita

29 August 2007

Contra las pecas

Filed under: Belleza e higiene

    - Corta 1 limón en dos mitades. Coge una y presiónala contra la zona afectada donde están las pecas hasta que salga el zumo. Deja el zumo actuar durante toda la noche mientras duermes.

    - Nota: Hay personas que no pueden usar el limón en la parte nasal como mi hermano. Se ponía el limón contra el acné y le salía mucho la mosqueta porque a través de ello, se le abrían las fosas nasales. Así que si os saliera la mosqueta, dejadlo y utilizad mejor el próximo consejo para ello.

    -  Necesitáis 1/2 L de leche. Cuando esté casi hirviendo, le echáis 100 g de rábanos. Una vez que se haya enfriado, lo coláis y os hacéis cada noche una compresa para vuestro cutis (la ponéis donde están las pecas) y la dejáis actuar durante toda la noche. Os dura para unos cuantos días.

Abrazo

Filed under: Poemas

Un simple abrazo nos enternece el corazón;
nos da la bienvenida y nos hace más llevadera la vida.
Un abrazo es una forma de compartir alegrías
así como también los momentos tristes que se nos presentan.
Es tan solo una manera de decir a nuestros amigos que los queremos
y que nos preocupamos uno por el otro
porque los abrazos fueron hechos para darlos a quienes queremos.
El abrazo es algo grandioso.
Es la manera perfecta para demostrar el amor que sentimos
cuando no conseguimos la palabra justa.
Es maravilloso porque tan sólo un abrazo dado con mucho cariño,
hace sentir bien a quien se lo damos, sin importar el lugar ni el idioma
porque siempre es entendido. Por estas razones y por muchas más…
hoy te envío mi más cálido abrazo.

22 August 2007

Contra las picaduras de insectos

Filed under: Salud

    Si os ha picado algún insecto (una avispa, una abeja, un mosquito o lo que sea), podéis probar lo siguiente contra el dolor y la hinchazón:

    Poner sobre la picadura y dejarla actuar por unos minutos. Todos los siguientes puntos os pueden ayudar. A mi esposo le picó una abeja hace poco en el dedo gordo de la mano; hicimos la pasta con sal y vinagre y le ayudó mucho y muy rápido.

   
    - Hacer una pasta con agua y sal.

    - Hacer una pasta con sal y vinagre.

    - Un poco de Quark o queso fresco (es bueno contra la picazón).

    - Hacer una pasta de cebolla.

Amparo (Federico Garcia Lorca)

Filed under: Poemas

Amparo,
¡qué sola estás
en tu casa vestida de blanco!
(Ecuador entre el jazmín y el nardo.)
Oyes los maravillosos surtidores de tu patio,
y el débil trino amarillo del canario.
Por la tarde ves temblar
los cipreses con los pájaros,
mientras bordas lentamente
letras sobre el cañamazo.
Amparo,
¡qué sola estás
en tu casa vestida de blanco!
Amparo,
¡y qué difícil decirte: yo te amo!

15 August 2007

Zapatos estropeados por el agua del mar

Filed under: Hogar

    Se te han estropeado tus zapatos por culpa del agua de la playa? Prueba lo siguiente para no tener que tirarlos a la basura:

    - Rebujar 2 cucharadas soperas de alcohol con 1 de leche y mezclarlo todo junto. Coger un trozo de algodón, mojarlo con la mezcla y refregar con ello la zona afectada del zapato. Dejarlo secar y cuando esté seco, podéis limpiarlos como de costumbre (con crema de zapatos, con grasa, etc). Así se le quitará esa mancha tan fea del agua salada.

Dos baladas amarillas (Federico Garcia Lorca)

Filed under: Poemas

En lo alto de aquel monte hay un arbolillo verde.
Pastor que vas, pastor que vienes.
Olivares soñolientos bajan al llano caliente.
Pastor que vas, pastor que vienes.
Ni ovejas blancas ni perro ni cayado ni amor tienes.
Pastor que vas. Como una sombra de oro en el trigal te disuelves.
Pastor que vienes.

 La tierra estaba amarilla.
Orillo, orillo, pastorcillo.
Ni luna blanca ni estrella lucían,
Orillo, orillo, pastorcillo.
Vendimiadora morena corta el llanto de la viña.
Orillo, orillo, pastorcillo.

8 August 2007

Máscara para cabello débil y seco

Filed under: La farmacia de omaita

     - Ingredientes: 1 huevo, 1 chorrito de aceite de oliva y 2 cucharadas soperas de miel.

    - Preparación: Batir el huevo y mezclarlo con el aceite y la miel. Con ello hacéis una pasta (no muy líquida y no muy espesa, una cosa normal, como un champú).

    - Uso: Extender la pasta por todo el cuero cabelludo y el cabello con un masaje. Luego, cogéis una toalla un poco húmeda y os tapáis el cabello con ella (como cuando os váis a secar el pelo). Dejadla actuar por unos 30 minutos. Cuando haya pasado el tiempo, aclarar vuestro cabello como siempre, con vuestro champú habitual. Utilizad ésta máscara 1 vez cada dos semanas o 1 vez en semana (depende de como vuestro cabello reaccione).

    - Mi consejo:  Si queréis que vuestro cabello esté cada vez más reluciente, después de haberos puesto la máscara y haberos lavado el cabello como de costumbre, utilizad lo siguiente para el agua del aclarado: mezclar agua con vinagre de manzana y aclarar vuestro cabello con ello después del lavado.

  

Amistad

Filed under: Poemas

Vuestro amigo, es la respuesta a vuestras necesidades.
Es vuestro campo, que sembrais con amor, y cosechais con gratitud.
Y es vuestra mesa, y el fuego de vuestro hogar.
Porque acudís a él para saciar vuestra hambre,
y lo buscáis en procura de paz.
Cuando vuestro amigo revela sus pensamientos,
no teméis el " no " en vuestra propia mente, ni reteneís el " sí ".
Y cuando él guarda silencio, vuestro corazón no cesa de escuchar a su corazón.
Porque en la Amistad, todos los pensamientos, todos los deseos,
todas las expectativas, nacen sin palabras, y son compartidas con callado gozo.
Cuando os separáis de vuestro amigo, lo haceis sin aflixión.
Porque lo que más amáis en él, puede ser más diáfano aún en su ausencia,
como para el alpinista la montaña aparece más despejada desde la llanura.
Y dejad que en la Amistad no exista otro propósito que el de profundizar el espíritu.
Porque el amor que busca otra cosa, que no sea la revelación de su propio misterio,
no es amor, sino una red tendida, y solamente lo inútil es pecado.
Y procurad que lo mejor de vosotros, sea para vuestro amigo.
Si debe conocer vuestra bajamar, dejadlo conocer también vuestra pleamar.
Porque ¿qué amigo es aquél que tuviérais que buscar para matar las horas?
Buscadlo con horas para vivir. Porque es misión suya llenar vuestras necesidades,
pero no vuestra vaciedad. Y, que en la dulzura de la amistad haya lugar para la risa,
y, para los placeres compartidos. Porque en el rocío de las pequeñas cosas,
el corazón encuentra su mañana,
y, toma su frescura.

1 August 2007

Alcauciles más verdes que nunca

Filed under: Cocina

    Para que no se pongan ennegrecidos, podéis hacer lo siguiente:

    - Si los váis a cocinar al próximo día: quitadle las primeras hojas y rociadlo con unas cuantas gotas de limón. Por medio de éste antioxidante, el alcaucil no ennegrecerá.

    - Si lo váis a cocinar el mismo día: Dar unas gotas de limón al agua dónde lo cozáis; así obtendrá un color verde muy bonito y vivo, sin obscurecerse.

    Pues nada, a probarlo y a ver si os gusta el truquito.

Regreso (Manuel Machado)

Filed under: Poemas

Largas tardes campestres;
alamedas rosadas;
aire delgado que el aroma
apenas sostiene de la acacia;
huerto, pinar…
Llanuras de oro viejo,
azul de la montaña…
Esquilas del arambre y balido,
sin fin, de la majada,
en el silencio claro…
¡Adiós, adiós!
¡Que la ciudad me llama!
Maravillosa noche estremecida
por el rumor del agua
y el fulgor de los astros
imán de la mirada perdida
en lo insondable de la eterna pregunta?.
(El grillo canta, corre la estrella,
el aire suspira entre las ramas).
Sueño tranquilo y sano,
velado por las plantas
humildes de la tierra
y por el bravo eucalipto
que asoma a mi ventana…
Noche de paz y de salud y sueño…
¡Adiós, adiós!
¡Que la ciudad me llama!
Allegro matinal,
tímida gloria
y milagro de nácar,
a las corolas risa,
trino a las aves
y delicia del alma,
aire en las sienes,
despertar, eterna juventud
¡oh mañana
que abres los ojos y las rosas!,
dulce y poderosa gracia…
Mañana de mi huerto,
suave y pura…
¡Adiós, adiós!
¡Que la ciudad me llama!
¡Me llama la ciudad
que ignora el cielo
y la tierra y el agua
y el sol y las estrellas,
febril y jadeante,
apresurada,
con su aliento mefítico,
y su llanto y sus máquinas,
sonora de metales infecta de palabras!