Consejos de Omaita

8 August 2007

Amistad

Filed under: Poemas

Vuestro amigo, es la respuesta a vuestras necesidades.
Es vuestro campo, que sembrais con amor, y cosechais con gratitud.
Y es vuestra mesa, y el fuego de vuestro hogar.
Porque acudís a él para saciar vuestra hambre,
y lo buscáis en procura de paz.
Cuando vuestro amigo revela sus pensamientos,
no teméis el " no " en vuestra propia mente, ni reteneís el " sí ".
Y cuando él guarda silencio, vuestro corazón no cesa de escuchar a su corazón.
Porque en la Amistad, todos los pensamientos, todos los deseos,
todas las expectativas, nacen sin palabras, y son compartidas con callado gozo.
Cuando os separáis de vuestro amigo, lo haceis sin aflixión.
Porque lo que más amáis en él, puede ser más diáfano aún en su ausencia,
como para el alpinista la montaña aparece más despejada desde la llanura.
Y dejad que en la Amistad no exista otro propósito que el de profundizar el espíritu.
Porque el amor que busca otra cosa, que no sea la revelación de su propio misterio,
no es amor, sino una red tendida, y solamente lo inútil es pecado.
Y procurad que lo mejor de vosotros, sea para vuestro amigo.
Si debe conocer vuestra bajamar, dejadlo conocer también vuestra pleamar.
Porque ¿qué amigo es aquél que tuviérais que buscar para matar las horas?
Buscadlo con horas para vivir. Porque es misión suya llenar vuestras necesidades,
pero no vuestra vaciedad. Y, que en la dulzura de la amistad haya lugar para la risa,
y, para los placeres compartidos. Porque en el rocío de las pequeñas cosas,
el corazón encuentra su mañana,
y, toma su frescura.

No Comments »

No comments yet.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Leave a comment